Plasma rico en plaquetas

Plasma Rico en Plaquetas (PRP)

El Plasma Rico en Plaquetas (PRP), que se extrae de la sangre mediante un proceso de centrifugado, se caracteriza por concentrar la mayor parte de los factores de crecimiento presentes en el plasma sanguíneo.

Desde hace años el PRP se viene utilizado en medicina regenerativa, como un bioestimulador, sobre todo en procesos traumatológicos y para la cicatrización de ulceras crónicas.

Actualmente su uso se ha extendido a la estética por sus excelentes propiedades rejuvenecedoras..

TÉCNICA

En primer lugar, se extrae una pequeña cantidad de sangre al paciente, alrededor de unos 20cc, después se introduce en un kit especial y se somete a un proceso de centrifugación.

De esta manera se separa el plasma de las células sangíneas. El PRP es la fase del plama  que se encuentra en la zona más cercana a los glóbulos rojos que han precipitado al fondo y es la que se administrara bajo la piel.

Se tratan especialmente las zonas con más arrugas, aunque se distribuye por toda la cara, cuello y zona del escote, inyectado con microaguja.

Plasma rico en plaquetas

El PRP también se utiliza en el cuero cabelludo en personas con problemas de alopecia y como tratamiento de cicatrices deprimidas de acné y cicatrices postraumáticas.

Previamente aplicamos una crema anestésica sobre la zona a tratar.

En el caso del cuero cabelludo se realiza una anestesia troncular en el nervio supraorbitario con una pequeña cantidad de anestésico local. De esta manera el tratamiento resulta indoloro o levemente molesto.

El PRP a nivel cutáneo tiene un efecto reparador del tejido, provocando un aumento de la producción de colágeno mediante su acción estimuladora sobre los fibroblastos presentes en la dermis.

Esto se traduce en una mayor tersura, una disminución de la flacidez y una evidente reducción de la profundidad de las arrugas.

En el caso del cabello estimula el bulbo piloso frenando algunos tipos de alopecia y provocando un reforzamiento y aumento del grosor del pelo.

Este tratamiento no tiene contraindicaciones aunque, por precaución, se excluyen personas con enfermedades autoinmunes o pacientes que estén en tratamiento anticoagulante por el riesgo de producción de hematomas.

En cuanto a la frecuencia, si es la primera vez, se suele hacer un tratamiento de choque que consiste en tres sesiones que se realizan en un intervalo entre 15 y 30 días de una a otra.

Después, se pueden realizar sesiones de mantenimiento cada 6 meses. La incorporación a la vida cotidiana es inmediata. Hay cierto enrojecimiento en la zona durante unas horas tras la aplicación, y como efecto secundario podría aparecer algún pequeño hematoma aunque , normalmente se hace un pre-tratamiento con Vitamina K como preventivo de los mismos durante unos días antes y después de cada sesión.

Esta contraindicado el uso de antiinflamatorios después de la sesión pues estos reducirían el efecto de estimulación de los factores de crecimiento presentes en el PRP en los que están involucrados procesos relacionados con la inflamación.

De todas formas después de la sesión solo se produce un enrojecimiento pasajero de la piel.

EFECTOS

Los efectos son muy rápidos, el aspecto y vitalidad de la piel mejoran de inmediato además, aumentan de manera progresiva durante un tiempo. Ello se debe a que la producción de colágeno derivada de la inyección de PRP se inicia con un efecto algo más retardado.

Por su mecanismo de acción el PRP es un tratamiento de rejuvenecimiento complementario a otros como   la toxina botulínica o los materiales de relleno.

La elección de un método o la combinación de los mismos depende de cada caso en particular.

Actualmente estamos realizando tratamiento combinado de plasma PRP y radiofrecuencia con la idea de optimizar aún más los resultados.

La radiofrecuencia produce bioestimulación sobre los fibroblatos provocando microquemaduras a nivel dérmico, esto hace que la piel esté más predispuesta a regenerarse, posteriormente al aplicar el PRP le ofrecemos los factores de crecimiento implicados en dicho proceso.